Dios nos puede utilizar sólo en la medida en que seamos niños sencillos. Dios nos educa para que nos volvamos niños. J. Kentenich