La única Biblia que el hombre actual aún lee es la religiosidad vivida en la práctica. Nosotros debemos dar a conocer esta Biblia. J. Kentenich