Grande es aquel que consagra su vida a algo grande. ¿A quién le consagramos nuestras vidas? Al Dios infinito. J. Kentenich