¡No nos entreguemos desatinadamente a los impulsos del corazón! J. Kentenich