¿A dónde vamos a parar cuando tomamos las riendas de nuestra vida solamente en nuestras propias manos? ¡Al abismo! J. Kentenich